Nuestro método de Entrenamiento

Desata tu mejor versión

Tiempo de lectura: 2 minutos

Resultados = Efectividad + Repetición

Diversión = Repetición

Como las verdades absolutas, no existen las recetas perfectas. Tampoco conocemos la que nos asegure salud y calidad vida, pero lo que sí sabemos es que ejercicio físico es la forma más barata, sencilla y efectiva de mejorar nuestro bienestar físico y emocional.

El ejercicio físico adecuado es una vía directa para mejorar nuestro rendimiento personal, pero es fundamental empezar por los principios: los de entrenamiento.

Nos convertimos en aquello que hacemos repetidamente, y para ello la única forma es disfrutar de lo que hacemos. Sin diversión no hay repetición, y sin repetición, no hay resultados. Por tanto, crear un hábito de ejercicio no es difícil ni aburrido, sólo cuestión de encontrar un “porqué”, ese reto que nos estimula y nos motiva a seguir intentándolo.  

El primer objetivo es encontrar el motivo, y el segundo, la dosis mínima efectiva para disfrutar cada sesión. De esa forma aparecerá el tiempo y el espacio. Sólo es cuestión de probar y aplicar el sentido común.

El ejercicio no es sólo un medio (mucho menos un castigo) para conseguir un fin. El ejercicio es en sí una herramienta y a la vez el fin. Un medio que nos permite alcanzar nuestros objetivos, ya sea vernos mejor, o conseguir nuestra primera dominada.

Nuestro método de entrenamiento parte de todas estas premisas, y se basa en 3 pilares: individualización, sentido común y adaptación constante.

Somos humanos, seres complejos. Todos diferentes, pero todos compartimos algo: nos gusta divertirnos, sentirnos fuertes, sanos y competentes.

También compartimos patrones de movimientos: todos nos desplazamos, empujamos, tiramos y rotamos. Hacemos todo eso en 3 planos y ejes de movimiento, por lo que la cantidad de resultados de esta ecuación es infinita.

Basamos nuestros planes de entrenamiento en la variedad y la progresión de los ejercicios, siempre partiendo desde la base para asegurar el éxito.

Entrenar puede y debe ser simple. Más no es mejor, mejor es eficiente, conseguir mejores resultados con menos recursos, malgastando menos tiempo y energía.